Relatos y cuentos

La Patria a flor de piel

Era un mañana fresca, de aquellas que, al amanecer, el campo huele a tierra fértil. El olor a melaza de la molienda inundaba el ambiente. Empalagoso y profundo. Según la historia éramos “latifundistas”.

Era domingo y sonó el teléfono. Contesté. Llamaba el administrador de Belic, una de nuestras fincas, cerca de Cabo Cruz, en la Provincia de Oriente, al sur de Cuba. Tenía una playa llamada Las Coloradas, de arena blanca y un mar infinitamente azul, ubicada a 50 kilómetros de Media Luna, donde yo me encontraba, en el ingenio azucarero Isabel B.


¿Dónde están las putas llaves?

“¿Dónde están las putas llaves?”  pienso mientras hurgo en mi cartera caminando hacia la camioneta.

Ha sido un día intenso. ¡Estoy tan cansada! Los pies me duelen, los tengo fríos y mojados. Pero, el evento había sido un éxito y todos estaban felices, a pesar del torrencial aguacero que arruinó el final y le dio un cierre dramático al estilo “Titanic”. 


La casa sin tiempo

Son las 3 de la madrugada.  Me despierta el sonido de la lluvia que cae con fuerza sobre el piso de granito de la terraza que está detrás de mi cuarto.  Percibo una claridad inusual en el pasillo porque las luces de la escalera están prendidas. ¿Será qué bajó a algo?  Espero. El sistema de iluminación es automatizado con celdas de movimiento y se apagan a los 7 minutos. No se apagan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .