Victor Hugo y su Notre-Dame

 

La historia detrás del cuento…

 

 

Victor Hugo, además de ser el mayor exponente del romanticismo en la literatura francesa, fue un ciudadano comprometido, activista, luchador social y político, al punto que sus discursos sobre la miseria, los asuntos de Roma y la ley Falloux lo hicieron romper filas con el partido Conservador; esto a pesar de haberse presentado a las elecciones de 1848 en apoyo de la candidatura de Napoleón III Bonaparte.  

 

Sus denuncias sobre las ambiciones dictatoriales de Bonaparte, lo llevaron en 1852 a la edad de cincuenta años, a un exilio de casi veinte años, que comenzó en Bélgica, y continuó en el Reino Unido, estableciendo finalmente su residencia en 1856 en Guernsey, un isla en el Canal de La Mancha, frente a la costa de Normandía. Allí permaneció, en su propiedad Hauteville-House, hasta 1870. Desde el exilio, denunció sin tregua los vicios del régimen gobernante y rechazó, en 1859, la amnistía que le ofreció Napoleón III. 


 

Teniendo veintinueve años, y con gran determinación, el joven escritor francés protestaba por el abandono que sufrían las iglesias medievales y lamentaba que quizás Notre-Dame “desaparecía pronto de la faz de la tierra”.  Victor Hugo veía a la arquitectura gótica “como una parte esencial de la historia de Francia” y creía que estaba seriamente amenazada por el movimiento barroco. Con apenas veintitrés años, en 1825,  ya había publicado un folleto titulado ¡Guerra contra los demoledores! donde afirmaba:    

 

Quién sabe qué edificios se están construyendo, con la ridícula pretensión de ser griegos o romanos en Francia, que no son romanos ni griegos, mientras otras estructuras admirables y originales están cayendo cuando su único delito es ser francesas por origen, historia y propósito.

 

Un apasionado de la arquitectura gótica, compara la fortaleza de estas obras con la fragilidad de las piezas nacidas de la imprenta de Gutenberg. Dice: “¡Qué precaria inmortalidad la del manuscrito! ¡Un edificio es un libro mucho más sólido, duradero y resistente! Para destruir la palabra escrita bastan una antorcha y un turco. Para demoler la palabra construida, hace falta una revolución social”. 

 

 

Para ese momento, ya había destacado en el mundo literario, había fundado la revista Le Conservateur littéraire, junto con sus hermanos; había publicado su primera obra poética: Odas y poesías diversas y su drama Cromwell, en cuyo prefacio rechaza las reglas del teatro neoclásico  y proclama el principio de la “libertad en el arte” .

 

 Notre-Dame, símbolo de poder y agresión 

Iniciada su construcción, en la Île de la Cité , en 1163 bajo el reinado de Luis VII el Joven (1120-1180) gracias al impulso del obispo Maurice de Sully (1105-1196) y terminada en 1345 durante el mandato de Felipe VI el Afortunado (1293-1350), la importancia de la catedral de Notre-Dame no solo radica en su mezcla de estilos que abarcan desde el gótico temprano hasta el neogótico, sino en su conversión a partir de la segunda mitad del siglo XIX en uno de los íconos de la ciudad de París. Es una de las catedrales góticas más antiguas y la tercera más grande del mundo, después de la de Colonia, Alemania y la de Milán, Italia. 

Vista del interior de la Cátedral de Notre-Dame, 1789. Les collections | Paris Musées

Durante sus ocho siglos de existencia, el templo ha sufrido serios daños en varias ocasiones, pero fue durante la Revolución Francesa, entre 1789 y 1799 cuando sufrió la mayor destrucción. 

En 1793, tras la decapitación de Luis XVI, las autoridades revolucionarias ordenaron la destrucción de todos los símbolos de la realeza. Notre-Dame fue saqueada por ser considerada “un símbolo del poder y de la agresión de la Iglesia y la monarquía”. 

Los revolucionarios decapitaron las estatuas de los portales y de la Galería de Reyes, basados en la creencia popular iniciada desde la Edad Media, que decía que las esculturas representaban a los reyes de Francia, pero que en realidad representaban a los reyes de Judá, ancestros de Cristo, y no a los reyes galos como popularmente se pensaba.

Notre-Dame fue convertida en templo para el culto de la Libertad y la Razón; serviría como mercado cubierto y almacén de mil quinientos toneles de vino destinados al Ejército del Norte.

También fue desmantelada la aguja, una joya del siglo XIII. Con el plomo del techo fabricaron balas; fundieron las campanas de bronce para hacer cañones y destrozaron muchas de los vitrales. 

 

Fête de la Raison (1793), grabado anónimo, Bibliothèque Nationale de France, París. En medio de una ambientación de la antigüedad clásica, donde desaparecen todas las referencias a la catedral de Notre-Dame, algunas jóvenes, sacerdotisas de la filosofía, celebran el culto de la diosa «Razón», personificada por una joven vestida con una túnica y un gorro frigio, encarnación de la República francesa.

 

Hacia fines del siglo XVIII, el templo había quedado convertido en una sombra de su época gloriosa. La catedral regresó a las manos de la iglesia Católica en 1801, pero nadie detuvo el deterioro.

 

Saqueada, utilizada como almacén y caballerizas y finalmente abandonada a su suerte durante décadas, en los años 30 del siglo XIX Notre-Dame se encontraba en un serio estado de degradación. Notre-Dame, la sede y el claustro, 1830, litografía publicada por Theodor Josef Hubert Hoffbauer. Brown University Library, Providence, Rhode Island.

 

Indignado por la situación en que se encontraba la icónica catedral y motivado por su gran pasión por la arquitectura gótica, en 1831, Víctor Hugo publicó la novela romántica Notre-Dame de Paris / Nuestra Señora de París, ambientada en el siglo XV y que cuenta la historia trágica del jorobado Quasimodo, que cuida de las campanas de la catedral y que se enamora de la gitana Esmeralda.

Aprovechará el contrato firmado en 1828 con el editor Charles Gosselin para escribir una novela histórica, ambientada en la Edad Media en la línea de Walter Scott, de gran éxito en Francia. Tras la revolución de julio de 1830 que significó la caída de los Borbones, redactó en pocas semanas su obra Notre-Dame de Paris / Nuestra Señora de París, cuya primera edición  se publicó el 16 de marzo de 1831. 

 

 

En la época en que el autor francés escribió el libro, “los parisinos consideraban que los edificios medievales eran vulgares deformaciones monstruosas”, cuenta el escritor y arquitecto Richard Buday en un artículo publicado en  la página web Arch Daily en 2017.  “La historia gótica de París estaba siendo demolida en nombre de proyectos más respetables, si no más rentables. Víctor Hugo estaba alarmado”, añade Buday.

 

 

“Y la catedral no era sólo su compañía, era su universo, era toda su naturaleza. No soñaba con otros setos que los vitrales siempre en flor, con otras umbrías que las de los follajes de piedra que se abrían, llenos de pájaros, en la enramada de los capiteles sajones, otras montañas que las colosales torres de la iglesia, otro océano que París rumoreando a sus pies”. 

EXTRACTO DE NOTRE-DAME DE VICTOR HUGO

 

La obra “tuvo un impacto tan dramático en la actitud del público francés hacia el patrimonio que ese mismo año el gobierno estableció la Comisión de Monumentos Históricos”, dice Suzanne Nash,  experta en literatura francesa y profesora emérita de la Universidad de Princeton, en los Estados Unidos .

Ante el clamor popular, doce años después de la publicación de Notre-Dame, el rey Luis Felipe I ordenó, la restauración del monumento en 1844.  El movimiento de opinión creado por la obra de Victor Hugo condujo a la decisión de establecer un concurso en el que participaron varios arquitectos, entre ellos Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste Lassus, cuyo proyecto de rehabilitación del templo fue aceptado en 1844.  En julio de 1845, se votó una ley para restaurar la catedral.

Cuando comenzarón las obras  en 1845, Víctor Hugo participó activamente en un comité de tres personas que supervisó el proyecto. 

Con su pluma, Victor Hugo había logrado su objetivo. 


 

 

 

 

En la nota redactada por el novelista con motivo de la publicación de la edición definitiva de su obra en 1832, afirmaba que su libro era un grito contra “la decadencia actual de la arquitectura y sobre la muerte”.

En otra ocasión escribió: “Notre-Dame de Paris /Nuestra Señora de París quizás haya abierto realmente algunas perspectivas sobre el arte de la Edad Media, sobre este arte maravilloso hasta el momento desconocido por unos, y lo que es todavía peor, mal apreciado por otros”.

“Pero el autor se encuentra muy lejos de considerar finalizada la tarea que se impuso de forma voluntaria”, continuaba Victor Hugo. “Ya ha abogado en más de una ocasión en favor de la causa de nuestra vieja arquitectura, ya he denunciado en voz alta muchas profanaciones, muchas demoliciones, muchas irreverencias. Y seguirá haciéndolo”.

 


 

Panorama de París desde la torre de St. Jacques, 1865. Fotografía por Charles Soulier, fotógrafo del emperador Napoleón III, Library of Congress, Washington DC. USA. Puede apreciarse de forma prominente la catedral de Notre-Dame reconstruida, ya con su característica aguja.

La restauración de la catedral de Notre-Dame se extiendió durante diecinueve años, casi los mismos que el exilio de Victor Hugo, y culmina en 1864.  Consistió en la construcción de una nueva aguja central, una nueva sacristía, de un nuevo órgano y la instalación de nuevas estatuas y vitrales. También se añadieron las famosas gárgolas y quimeras que vigilan a los visitantes desde la fachada.


Regreso del exilio

Retrato de Victor Hugo, Morot, Aimé

Tras la caída de Napoleon III,  Victor Hugo regresa a  París en 1870, a los sesenta y ocho años, y vio la  restauración de la catedral de Notre-Dame  concluida. En 1876, obtuvo el escaño de senador de París, posición desde la que defendió la amnistía de los partidarios de la Comuna.

Fue considerado un héroe de la Tercera República francesa. Se posicionó públicamente contra la pena de muerte, contra la prevalencia de cualquier religión, a favor de los derechos humanos, de la educación pública y gratuita, de los derechos de las mujeres y fue uno de los primeros europeístas convencidos, ya que propugnaba unos estados unidos europeos, algo parecido a lo que hoy en día es la Unión Europea. 


El poeta, dramaturgo y novelista francés, considerado el máximo exponente del Romanticismo en su país, falleció, a los 83 años, en París, el 22 de mayo de 1885, en su residencia en lo que hoy es el número 124, de la Avenida Víctor Hugo, y que, por entonces, se llamaba La Princesse de Lusignan

 

 

 

 

Es el combate del día y la noche. Veo la luz negra. 

 

 

palabras de Victor Hugo en su lecho de muerte
(Besançon, Francia, 1802 – París, 1885) 

 


Victor Hugo fue tratado con honores de estado y a su muerte estuvo expuesto bajo el Arco del Triunfo como un héroe nacional. Inicialmente, fue enterrado en el cementerio Pere-Lachaise, pero poco después sus restos fueron trasladados a la Iglesia de Santa Genoveva, circunstancia que aprovechó el gobierno galo, para transformar el templo en un panteón. 

 

Place du Panthéon, 75005 Paris, Francia

http://www.paris-pantheon.fr

 


El incendio de Victor Hugo

Fotografia: Fotomontaje SEMANA / AFP

“Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con turbillones de chispas, una gran llama revuelta y furiosa, de la que el viento arrancaba a veces una lengua en medio de una gran humareda.

Por debajo de aquella llama, por debajo de la oscura balaustrada de tréboles al rojo, dos gárgolas con caras de monstruos vomitaban sin cesar una lluvia ardiente que se destacaba contra la oscuridad de la fachada inferior. A medida que aquellos dos chorros líquidos se aproximaban al suelo, se iban esparciendo en haces, como el agua que sale por los mil agujeros de una regadera.

Por encima de las llamas, las enormes torres, de las que en cada una se destacaban dos caras, una toda negra y otra totalmente roja, parecían aún más altas por la enorme sombra que proyectaban hacia el cielo. Sus innumerables esculturas de diablos y de dragones adquirían un aspecto lúgubre y daba la impresión de que la inquieta claridad de la llama les insuflara movimiento. Había sierpes que parecían reír, gárgolas que podría creerse que aullaban, salamandras que resoplaban en las llamas, tarascas que estornudaban por el humo; y entre todos aquellos monstruos, despertados así de su sueño de piedra por aquella llama y por aquel clamor, había uno que andaba y al que, de vez en cuando, se le veía pasar por el frente de la hoguera como un murciélago ante una luz.

Seguramente aquel extraño faro iba a despertar, a lo lejos, al leñador de las colinas de Bicetre, temeroso al ver temblar sobre sus brezos la sombra gigantesca de las torres de Nuestra Señora”

EXTRACTO DE NOTRE-DAME DE VICTOR HUGO

 

Puedes leer la biografía de Victor Hugo aquí:

 

La catedral Nuestra Señora de París fue declarada monumento histórico de Francia en 1862, dos años antes de culminar su primera gran restauración. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad, incluído su ámbito de las “Riberas del Sena en Paris” en 1991 por la UNESCO.

Casi 200 años después, un clamor universal se repite para salvar una vez más el icónico monumento después del incendio del 15 de abril de 2019. El gobierno de Francia, por iniciativa de su presidente Emmanuel Macron, lanzará un concurso de arquitectura para su reconstrucción y el congreso debate una ley para su restauración.

 


 

A los 134 años de su muerte,

¡Victor Hugo vive!

Celebrando la literatura

Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor

Cada  23 de abril se celebra Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor, conmemoración creada por la Conferencia General de la UNESCO en París el 15 de noviembre de 1995.

Cada año, la UNESCO y las tres organizaciones profesionales internacionales del mundo del libro: la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros  y la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias,  eligen una capital mundial del libro cuyo mandato empieza cada 23 de abril.  

Sharjah, capital de los Emiratos Árabes Unidos es la Capital Mundial del Libro 2019.

Este año 2019 fue seleccionada la ciudad de Sharjah, capital de los Emiratos Árabes Unidos como Capital Mundial del Libro.  Su “oferta innovadora, completa e inclusiva, con un programa de actividades centrado en la comunidad que tiene  propuestas creativas para involucrar a la población inmigrante”, fue determinante en su escogencia.  Las celebraciones comenzarán el 23 de abril de 2019, bajo el lema Read, you are in Sharjah traducido al español como “Lee, estas en Sharjah”. El programa se centra en seis temas principales: inclusión, lectura, patrimonio, divulgación, publicación e infancia. 


¿CUÁL ES EL ORIGEN?

El origen del día del libro se remonta a 1926 y la fecha fue seleccionada porque  el 23 de abril de 1616 coincidencialmente habían fallecido Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. También un 23 de abril nacieron  o murieron, otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. 

Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la acogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de sus creadores al progreso social y cultural.

La idea original de la celebración del Día del Libro surgió en Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, quien la propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y que luego fue aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926.  Vicente Clavel fue editor y copropietario junto a su socio Angel Joaniquet Pons de los editoriales Zodiaco, Olimpo y Cervantes. En España se celebra en esta fecha la entrega anual del Premio Cervantes, el mayor galardón otorgado a los autores hispanos. 

 El 7 de Octubre de 1926 se celebró por primera vez el Día del Libro, poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril oficialmente como el Día del Libro.  Pero es en el año 1995 que el día del libro se convierte en una fiesta universal. Fue propuesto por la Unión Internacional de Editores (UTE), y presentada por el  gobierno español a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En 1995, se aprobó proclamar el 23 de abril de cada año el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. 

Este día también coincide con la festividad de San Jorge, patrón de Alemania, Aragón, Bulgaria, Cataluña, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México. 

Durante las celebraciones del Día del Libro, se ha convertido en una tradición regalar una rosa roja al concluir una lectura, evento o pregón y que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro. Esta tradición surge basada en la leyenda de San Jorge y el dragón, que con el pasar de los años y la coincidencia de ambas fechas, se ha fusionado en una hermosa costumbre universal.


¿POR QUÉ SE REGALAN ROSAS ROJAS EL DÍA DE SAN JORGE?

La leyenda cuentamque había un pequeño pueblo que vivía atemorizado por la presencia de un gran dragón que asustaba y causaba enormes daños entre la población.

Desesperados, los habitantes del pueblo realizaron un pacto con el dragón,  que consistía en entregarle todos los días un sacrificio. Al principio fueron animales, pero al acabarse estos, fueron personas,  que eran elegida por medio de un sorteo.

Así pasaron varios años, hasta que en uno de esos sorteos el rey recibió la fatal noticia de que su hija había sido la escogida para morir devorada por el dragón. Desesperado, el rey buscó soluciones sin éxito, hasta que cuando se acercaba la hora de sacrificar a su bella hija apareció un joven caballero con armadura montado sobre un caballo blanco dispuesto a enfrentarse con el dragón.

El rey aceptó que el valiente caballero llamado Jorge arriesgase su vida en una batalla con el dragón para salvar la de su hija. Tras una ardua batalla, el joven incrustó una gran lanza en el corazón del dragón provocando su muerte.

De la sangre derramada por el dragón nació un hermoso rosal que San Jorge entregó a la princesa a modo de ofrenda. Fruto de este gesto, nace la tradición de que el día 23 de abril todos los enamorados regalen una rosa a su amada. Con los años se unieron ambas tradiciones.


Existen muchísimos lugares de interés en más de 100 países donde se celebra el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor. Por ejemplo, en Madrid se realizan más de 600 actos el 23 de abril, preámbulo de la Feria del Libro con 15 días de duración. Ciudad de México, Caracas, Bogotá, Santiago, Valencia, Buenos Aires, Quito, Managua, New York, Los Ángeles, Medellín, Ciudad de Guatemala, Valparaiso, muchas ciudades Europeas, Americanas, Asiáticas, Africanas, incluso en Vietnam se celebra a escala nacional. En todo el mundo, encontrarás actos del Día del Libro para disfrutar de esta fiesta mundial que celebra la literatura y su gran aporte a la humanidad.

!Infórmate en tu localidad!

VISITAS RECOMENDADAS

UNESCO  – https://es.unesco.org/commemorations/worldbookday

Federación Internacional de Libreros  – https://www.internationalpublishers.org

Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias –  https://www.ifla.org

Unión Internacional de Editores – https://www.ibf-booksellers.org

EL DESCONOCIDO HÉROE DE NOTRE DAME

 

Quiero compartir con ustedes esta crónica sobre el incendio de la Catedral de Notre Dame escrito por la politóloga y comunicadora Mar Mounier.  

Me parece excepcional por el tratamiento y el ángulo que refleja de este acontecimiento que nos ha conmovido a todos, tanto a  los que hemos visitado alguna vez la icónica catedral parisina, e igualmente a aquellos que la conocen por referencias, lecturas y clases de historia.  

No importa como la hayas conocido, el incendio de Notre Dame nos ha conmovido a todos y dará de que hablar por mucho tiempo. 

 

EL DESCONOCIDO HÉROE DE NOTRE DAME

15 de Abril del año 2019 

Caía la noche y París miraba con sorpresa y estupor el humo denso. El olor era intenso y se podía sentir kilómetros a la redonda. Los parisinos apuntaban al cielo desde todas las direcciones de la ciudad con sorpresa y horror. La gran catedral de Nuestra Señora, el EMBLEMÁTICO símbolo cristiano de la ciudad, joya arquitectónica universal construida hacía casi 800 años en el punto cero de Francia, estaba invadida por las llamas. Los bomberos se desgarraban ante la impotencia de calles congestionadas y puentes tomados por transeúntes que observaban la tragedia, aturdidos por la congoja y la frustración. Las llamaradas tragaban voraces la parte superior de “Notre Dame” con una fuerza que estremecía a todos. De pronto la “Flèche”, el símbolo del símbolo, la gran aguja de 750 toneladas y 93 metros de alto que coronó la gran catedral por 8 siglos y señalaba el centro de París a todo el planeta, caía derrotada DERRUMBADA en medio de gritos de angustia y horror. “Quelle tristesse!”

Copiosas lágrimas empezaron a asomar a través de miles de mejillas, desbordando el corazón de Francia en un sentimiento que parecía muerto pero solo estaba dormido. Fue entonces cuando una anciana emocionada, a duras penas pudo arrodillarse, unió sus arrugadas manos y mirando al cielo, con voz débil pero firme, empezó a tararear una tierna melodía, como intentando consolar y arrullar a “Nuestra Señora” ante semejante infortunio, ante la inmensidad de la tragedia. Quienes la vieron, no pudieron evitar la emoción ante un acto tan desgarrador como hermoso, muchos recordando que la misericordia de Dios siempre llega en nuestros momentos de mayor tribulación y dolor. Cayeron también de rodillas invadidos por la inercia de un corazón suplicante, imitándola. Fue así que el “Je vous Salue, Marie”, esa antigua y dulcísima canción dedicada a Nuestra Señora, empezó in crescendo a llenar todos los rincones de la ciudad, como el aroma de la rosa más hermosa en esa tarde de primavera. “María, yo te saludo, llena de Gracia”. “¡No te vayas!”. Francia, la hija preferida de la Virgen Madre así regresaba a sus brazos, entre el llanto, la desolación y la esperanza. “Sainte Marie, Mère de Dieu!” “¡No nos dejes!”. Finalmente, como si de un milagro se tratara, la vieja frase “La République est laïque, la France est catholique!” golpeaba los corazones de miles de hijos pródigos. “Amén, Amén, Aleluyah”.

Mientras, a unas calles de la tragedia, un SACERDOTE, capellán del Cuerpo de Bomberos de nombre Jean Marie Fournier, luchaba desesperado por llegar al corazón de Nuestra Señora. Conocía muy bien que la ahora destruída “Flèche” había tenido en su estructura no sólo un gallo, símbolo de Francia, sino también uno de los trozos de la Vera Cruz, unas espinas de la Corona de Jesús, además de las reliquias de San Denis y Santa Genoveva, los santos de París. Y ahora la estructura había caído entre las brasas. No podía permitir que el resto de las reliquias sagradas se perdieran. Y corrió como un loco, abriéndose paso entre la multitud, las bocinas y las luces de los camiones de bomberos, atropellando y rezando “Amada Nuestra Señora, ¡tu siervo te implora!”. El jefe del Cuerpo de Bomberos se encargaba que la restricción de no acercarse al edificio, se cumpliera. El sacerdote católico que había servido en Afganistán, consternado pero impulsado por ese eterno sentimiento de altruismo y amor que no es humano pero yace en nuestros corazones por ser un regalo divino, solo tenía en mente llegar hasta donde yacía Nuestra Señora. “Sentía” que era SU tarea y debía cumplirla, ¡cueste lo que cueste!

“¡La Cruz de Espinas de Nuestro Señor!” gritó con firmeza. El jefe de bomberos y quienes le rodeaban intentaban impedir que llevara a cabo un acto por lo demás, suicida. “El fuego está muy avanzado. ¡No sabemos si Nuestra Señora está ya en peligro de colapsar!”. “Oficial, ya estoy aquí y debo terminar mi misión”, respondió Fournier mostrando su alzacuellos con la certeza de aquel que ante el infortunio está dispuesto a dar la vida. El jefe de bomberos comprendió que nada de lo que dijera iba a hacer cambiar de idea al sacerdote, al tiempo de comprender lo que estaba en juego. Decidió entonces, que un grupo de bomberos acompañara al hombre de Dios a una de las entradas de la catedral. Al llegar, vio Fournier en el ennegrecido pórtico cerrado la escultura de la Virgen con el Niño en brazos y, supo que era una señal. Al abrir la puerta, la Gran Cruz del Altar Mayor fulgurante le enfundó fuerzas. El padre Jean Marie se movía como un autómata. “Amada Nuestra Señora, Sé mi guía entre esta oscuridad”, oraba, mientras gajos de la estructura caían incesantes sobre su cabeza. El humo le penetraba los pulmones, los ojos, los huesos. “Nuestra Señora, ¡tiéndeme tu mano!”. Descendió sin pensar casi cayendo por unas escaleras de piedra inundadas de tinieblas. Llegó a la pequeña recámara y tanteando, la alcanzó. Tomó entre sus manos la Sagrada Corona de Espinas de Cristo y la apretó muy fuerte contra su pecho. Corrió. Se tropezó. Cayó. A tientas y casi sin fuerzas, se arrastró hasta la nave principal y nuevamente la Gran Cruz, incólume y resplandeciente, iluminó el camino que lo llevó directo hacia al Santísimo Sacramento. Caminó de prisa aun apretando en su pecho la rescatada reliquia más importante de la cristiandad. Luego, tomó el copón de oro, tembloroso, lo besó y entre lágrimas corrió hacia la salida, entre las chispas que caían del techo a punto de colapsar. “Gracias Nuestra Señora. Ave María Purísima!”. El alma le estallaba de emoción. Había salvado el corazón de Nuestra Señora: la Corona de Espinas del Amado Hijo Redimido y el Santísimo Sacramento del Hijo Vivo, en plena Semana Santa.

Horas después, sentado en una acera, escuchó a un oficial decir: “se ha salvado la estructura. ¡Reconstruiremos a Nuestra Señora!”. Y finalmente, el buen padre Fournier, se echó a llorar.

 


Mar Mounier es una politóloga, comunicadora política e investigadora de origen peruano.  Pueden seguirla en @elhigadodemarita en Tweeter.


 

 

 

 

¿QUIEN ES JEAN MARIE FOURNIER ?

Jean Marie Fournier, de 54 años, es el sacerdote capellán del Cuerpo de Bomberos de París. Es un veterano militar que habiendo servido como capellán en el ejército francés, se unió al clero del arzobispado castrense en 2004 y estuvo durante 7 años en misiones con el ejército por todo el mundo, incluida la guerra de Irak. Sobrevivió milagrosamente a un ataque en Afganistán en el que los insurgentes segaron la vida de 10 soldados franceses. 

No es la primera vez que el padre Fournier se convierte en el héroe de Francia en medio de la desgracia. El pasado 13 de noviembre de 2015, entró en la sala Bataclan en París,  inmediatamente después de que un grupo de terroristas del Estado Islámico asesinaran a 89 personas. Allí rezó ante los fallecidos y acompañó a las víctimas y sus familias en los primeros momentos de la tragedia. 


 

 

En nuestro próximo encuentro les cuento como el escritor  francés Victor Hugo salvo la Catedral de Notre Dame con su obra  Nuestra Señora de París  llamando poderosamente la atención de la sociedad francesa para que en 1845 se aprobara una ley para restaurar la catedral y salvarla como el soñó.

 


 

Cada cara, cada piedra del venerable monumento es no sólo una página de la historia de su país, sino también una página de la historia de la ciencia del arte.

 

 

Extracto de la obra Nuestra Señora de París

 

¡Yo estuve ahi!

 


También te puede interesar:

La Sainte Chapelle: Un Relicario

https://cronicasdeimarie.wordpress.com/2016/03/27/la-sainte-chapelle-un-relicario/

Librerías Fantásticas del Mundo: Kalathos, Caracas.

En mi ciudad, Caracas, también hay librerías fantásticas, donde suceden cosas maravillosas todo el tiempo. KALATHOS es una de ellas.

KALATHOS Librería y Café está ubicada en Los Chorros, en el complejo cultural Centro de Arte Los Galpones, en una zona de verde exuberancia tropical, entre inmensos árboles de mangos a la falda del cerro El Ávila. 

Evento Ruta ExLibris organizado por Martha González Herrera.

Es un espacio donde la lectura y el placer conviven y sobre todo donde el lector puede acercarse al autor, apreciar la narrativa, la poesía y el teatro en sus variadas expresiones que la librería promueve en encuentros.  Su activo programa de eventos está repleto de tertulias, recitales de poesía, lecturas de narrativa, de psicoanálisis, de teatro o de historia. Un ambiente maravilloso que invita a un buen café, que en ocasiones se convierte sorpresivamente en una “cata de café”.   

KALATHOS Librería y Café fue conceptualizada por la promotora cultural, productora y editora Artemis Nader y el médico convertido en librero y luego en editor, dado a su pasión por los libros, David Malavé,  junto con Luis Pestana, ambos dueños de la antigua librería Las Musas.  Sus fundadores vieron a KALATHOS  como un espacio para invitar al encuentro entre los libros y la gente. Lo cual ciertamente sucede. Vas cualquier día y te encuentras a nuestro Rafael Cadenas, ganador del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2018, asistiendo a un encuentro, comprando libros o tomando un café.  

Centro de Arte Los Galpones

El complejo cultural Centro de Arte Los Galpones, es un sitio excepcional.  Alberga múltiples espacios culturales y de exhibición en galpones y antiguos almacenes industriales, que han sido recuperados y adaptados con una gran estética, convertidos en galerías de artistas individuales o espacios colectivos.


El arte del diseño en un poemario

Entre los eventos más recientes en KALATHOS se realizó la presentación de la obra del poeta Santos López: Canto de Luz Negra. En un conversatorio los también poetas Carmen Verde Arocha y Luis Gerardo Mármol guiaron una amena tertulia entre el autor y el público.  Un momento precioso para los amantes de la lectura y en particular de la poesía.

El nuevo poemario de Santos López es una interacción creadora entre el poeta y el lector y a la vez una experiencia mágica y lúdica gracias a un oráculo de siete cartas que corresponden a siete poemas y que el autor ha llamado “Oráculo del silencio”. 

Canto de Luz Negra es el poemario número 16 de Santos López. Es una edición de autor, con una alta factura de diseño y artes gráficas de Sabrina Cabrera, quien además realizó las ilustraciones de las cartas del “Oráculo del silencio”, a las que se suman dos dibujos del artista plástico Carlos Zerpa.  Una gran fusión entre el diseño y la literatura.


Santos López

Santos López nació en la Mesa de Guanipa, Estado Anzoátegui, en el oriente de Venezuela. Además de un prolífero poeta, es un activo gestor cultural y periodista venezolano. Fue director fundador de la Casa de la Poesía Pérez Bonalde, también organizador de la Semana Internacional de la Poesía de Caracas con doce ediciones. Ha sido promotor de once ediciones del Concurso Nacional de Poesía para Liceístas y cinco ediciones del Premio Internacional de Poesía “Pérez Bonalde”. Recibió el Premio Municipal de Poesía en los años 1987 y 2001. 

Sus poemas han sido traducidos al inglés, alemán, francés, chino, coreano e italiano. Ha participado como invitado en festivales y encuentros en Portugal, Francia, Colombia, Cuba, México, Chile, Bélgica, Benín y Austria.

Un espacio de encuentro entre lectores, entre escritores, y sobre todo entre escritores y lectores, que propicia el intercambio de ideas y que potencia la creatividad.


¿Qué significa?

KALATHOS

Se llama kalathos a la cesta de trabajo en forma de lirio que utilizaban las mujeres griegas, fabricada con diferentes materiales como la arcilla, la madera, o metales preciosos. Fue utilizado en muchas expresiones y obras artísticas.

En las distintas celebraciones de la Antigua Grecia, y particularmente en Las Tesmoforiantes, las fiestas en honor a la diosa Deméter, el Kalathus tenía un significado simbólico como la  cesta de flores de Perséfone; también es el nombre de un vaso de arcilla de forma similar y de los capiteles en forma de copa de la columna corintia. 

También es el nombre de una librería excepcional en Caracas, Venezuela. 

KALATHOS de Caracas a Madrid

La Editorial KALATHOS Libros nace como una consecuencia natural de este empredimiento y en el año 2011 se inicia publicando más de quince libros en el periodo comprendido hasta el año 2016, con la intención de apoyar a los poetas venezolanos. 

Hace poco más de dos años Artemis Nader y David Malavé trasladaron el sello editorial de la librería, Kalathos Libros, a la ciudad de Madrid, España, con el objetivo de buscar más oportunidades para publicar y mostrar en Europa las voces de autores venezolanos.  En sólo veinticuatro meses la editorial ha publicado diez títulos mientras que otros seis están listos para entrar en imprenta.  

Visítalos en 

La periodista venezolana, Arianne Cuárez, especialista en promoción y comunicación cultural, hizo una interesante entrevista a David Malavé, para Letralia, Tierra de letras, donde el editor venezolano cuenta la experiencia del traslado de Kalathos Libros, de Caracas a Madrid, su visión y los logros obtenidos. 


Puedes leer la entrevista completa aquí:
Publicaciones recientes de Kalathos Libros desde Madrid.

“Es un libro escrito viendo lo que ocurría a mi lado todos los días (en Venezuela). Pero es también un libro sobre el poder, sobre el fanatismo y sobre la perversión del lenguaje por las ideologías, cualesquiera que sean”.

CARMELO CHILLADA

Un precioso libro bilingüe en español e italiano. La edición incluye fotografías de Alejandra Flores y de Mirjha Gottopo. Erika Reginato (Caracas, 1977) es ensayista, traductora y autora de tres poemarios.

 Esta entrega forma parte de nuestra serie

“Librerías Fantásticas del Mundo”

 # 4

Puedes conocerlas aquí:

Librería Alta Acqua, Venezia, Italia.

Librería Tell a Story, Lisboa, Portugal.

Librería Ateneo Gran Splendid, Buenos Aires, Argentina


VISITAS RECOMENDADAS

http://contrapunto.com/mobile/noticia/el-poeta-santos-lopez-recita-canto-de-luz-negra-en-kalathos-236253/


INFORMACION DE INTERÉS

Para información sobre actividades de la Librería KALATHOS en Caracas puedes  escribir a actividadeskalathos@gmail.com o visitarlos en Facebook: Librería Kalathos/ twitter: @KalathosLibro

¡Feliz 2019!

“No observemos el paso de la vida. Viajemos en ella”.

josé naroski

Fotografía: IMarie Núñez


José Narosky

Foto: Cristian Welcomme

José Narosky es un poeta y escritor argentino que se ha consagrado como un reconocido maestro de los aforismos. Se le ha llamado como el “Rey del Pensamiento Corto”.  Su obra se ha caracterizado por ser moral sin ser moralizante, ilusionada sin ser ilusa, sencilla sin ser simple. Hijo de inmigrantes judíos de padre lituano y madre ucraniana, Narosky nació en 1930 en Darregueira, zona rural de la provincia de Buenos Aires. Su interés por los aforismos comenzó en la niñez, ya que su padre fumaba unos cigarrillos que traían vales con aforismos escritos, que el pequeño Narosky coleccionaba. Durante mucho tiempo se dedicó a la escribanía. En la actualidad tiene 88 años y vive en Adrogué, Argentina  junto a su familia. 

Puedes visitarlo en su página web.

Un aforismo es una frase breve y concisa que expresa una verdad. Los aforismos te hacen reflexionar, y tratan cualquier parcela de la vida.


Su libro Si todos los tiempos publicado por Editorial Planeta en 1997, reúne en 3 tomos, reveladores aforismos que son una síntesis perfecta de filosofía, ética y poesía. Narosky escribe para un hombre nuevo que acaso surja con el nuevo siglo, un hombre más sabio y espiritual.