DE HERMANN HESSE

El pájaro rompe el cascarón. El cascarón es el mundo. Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo. El pájaro vuela hacia Dios. El dios se llama Abraxas.

Demian, 1919


Hermann Karl Hesse nació en Alemania y murió en Suiza, nación que adoptó porque la consideraba un país neutral. Su obra incluye novelas, relatos, poemarios y meditaciones. Indagó en temas como la búsqueda de la autorealización y la espiritualidad.  Es el autor de Demian (1919) Siddharta (1922) y El lobo estepario (1927).  Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1946.

Sus novelas convirtieron a Hermann Hesse en una figura de culto en el mundo occidental por su celebración del misticismo oriental y la búsqueda del propio yo;  para muchos es un referente literario y moral del siglo XX. 

DE JORGE LUIS BORGES

 
 

Uno llega a ser grande no por lo que escribe,

sino por lo que lee.

Jorge Luis Borges


Palabras para el otoño…

Un paréntesis naranja…

P1060482.JPG – Version 3

Esa estación intermedia, que se inicia con el equinoccio otoñal, un paréntesis naranja entre el invierno y el verano que se pinta de ocres y  amarillos…
Esa estación que evoca la nostalgia, en que lo días  se acortan, los árboles mutan y sus hojas caen al suelo ante el soplo del viento, trayendo con si los sentimientos de tristeza y melancolía, pintados color café…
Es el otoño…

 

 


“Que distinto el otoño para mí que voy para ti que quedas.”

Masaoka Shiki, Japón, 1867-1902


“Otoño nos cita con un son de flautas: vamos a

buscarlo por la tarde clara.”

Jaime Bodet, Mexico, 1904 – 1974


“Los sollozos más hondos del violín del otoño

son igual que una herida en el alma de

congojas extrañas sin final”.

Paul Verlaine, Francia, 1844 – 1896



“Dadme un estío más, oh poderosas, y un otoño,

que avive mis canciones, y así, mi corazón, del

dulce juego saciado, morirá gustosamente.”

Friedrich Hölderlin, Alemania, 1770 – 1843


“No temas al otoño, si ha venido. Aunque caiga

la flor, queda la rama. La rama queda para

hacer el nido.”

Leopoldo Lugones, Argentina, 1874 – 1938


“Qué pequeño recipiente de tristeza somos,

navegando en este apagado silencio a través

de la oscuridad del otoño.”

John Banville, Irlanda, 1945



 Fotografia:

Mila Mendoza

IMarie Núñez

otono1-by-imarie

DE DAVID LYNCH

Para mi, es el sabor. No debería de ser amargo, sino mas bien suave y con mucho cuerpo.  Me gusta tomar cafés con leche o capuchinos.  En cualquier caso, el café debe tener una capa de espuma dorada. Puede ser algo tan bonito. 

David Lynch


A David Lynch le gusta tanto el café, que como Honoré de Balzac, creo su propia marca. En nuestros próximos encuentros te contamos la historia de otro artista apasionado del café.

DE DALAÍ LAMA

 Si nuestra mente se ve dominada por el enojo, desperdiciamos la mejor parte del cerebro humano: la sabiduría, la capacidad de discernir y decidir lo que esta bien o mal.  

Biografía