El Líbano de Kahlil Gibrán, hoy.

El Líbano es el país natal de Kahlil Gibrán.

Nació en 1883.


En el Líbano conviven más de 15 comunidades religiosas.

El 40% de la población libanesa es cristiana; es el porcentaje más alto en el mundo árabe.

En Líbano se hablan 3 idiomas: Árabe, Francés e Inglés.

Circulan aproximadamente 53 periódicos y existen 12 portales de noticias locales.

Hay más de 68 bancos diferentes.

Sólo en Beirut hay más de 350 centros nocturnos.

En el Líbano el nivel de alfabetización es del 95%.

Tiene 42 universidades.

El 40% de los estudiantes asisten a escuelas privadas.

El primer alfabeto fue creado en Byblos. Está escrito en la tumba de Ahiram, rey fenicio de Byblos (~1000 AC). Se encuentra en el Museo Nacional de Beirut. Fue descubierta en 1923 por el arqueólogo francés Pierre Montet.

La primera facultad de leyes conocida en la historia fue creada en el centro de Beirut, fundada por Ulpiano, el jurista romano de origen fenicio.

La ciudad de Beirut ha sido destruida y reconstruida 7 veces, por eso la comparan con el Ave Phoenix.

A lo largo de su historia la nación ha sido ocupado por: Egipcios – Hititas – Asirios – Babilonios – Persas – el ejército de Alejandro Magno – el Imperio Romano – el Imperio Bizantino – la Península Arábiga – los Cruzados – el Imperio Otomano – Francia – Israel – Siria.

Hay 6.5 millones de libaneses en el Líbano.

Hay más libaneses fuera del Líbano, aproximadamente 14 millones, que dentro del propio territorio. La mayor diáspora se encuentra en Brazil. El número de descendientes de libaneses expatriados en el mundo es incalculable.

El nombre de Líbano ha existido por 4 mil años sin cambiar; es el país con el nombre más antiguo en el mundo que aún exista como nación.

Byblos, (~5000 AC) en el Líbano, es considerado el asentamiento urbano aún permanente más antiguo del que se tenga registro. Las primeras excavaciones realizadas en sus alrededores, a principios del siglo XX, revelan que data del Neolítico.

La cultura fenicia tuvo sus orígenes y desarrollo en la ciudad de Byblos. Los fenicios en el Líbano fueron los primeros en construir un barco y los primeros en la historia en navegar .

También los fenicios llegaron a América mucho antes que Colón. Arqueólogos encontraron un barco fenicio en Brasil.

El Líbano no tiene desiertos.

Su superficie es de apenás 10,400 kilometros cuadrados. Tiene más de 17 ríos y todos provienen de sus propias montañas.

Sus monumentos arqueológicos están entre los más valorados del mundo.

El único templo dedicado a Júpiter, el más importante Dios romano, se encuentra en Balbeck al norte del Líbano.

Jesucristo realizó su primer milagro en el Líbano, en la ciudad de Qana, cuando convirtió el agua en vino en las Bodas de Caná.

La palabra ” biblia” proviene de la ciudad de Byblos.

En el Líbano se han escrito la mayor cantidad de libros relacionados con la Biblia.

El nombre de Líbano aparece 75 veces en el antiguo testamento.

EL nombre del árbol de Cedro también aparece 75 veces en el antiguo testamento.

Se dice que los árboles de Cedros del Líbano fueron plantados por las manos de Dios. Es por eso que se les llaman los Cedros de Dios y al Líbano la ciudad de Dios en la tierra.

Kahlil Gibrán

Gibrán Jalil Gibrán fue un hombre universal.

Nació en la pequeña aldea de Becharre, en el Líbano, el 6 de enero de 1883.  El segundo de cuatro hijos de una modesta familia cristiana maronita. Su padre Kahlil Gibrán era un boticario que trabajaba en el expendio de medicamentos de su cuñado; su madre Kamila Rahme, era hija de un sacerdote maronita que predicaba en Brasil.  El pequeño Kahlil tenía una forma de ser solitaria. Le encantaba salir a dar largos paseos en los que podía permanecer horas contemplando la naturaleza y el paisaje.  Sus primeras enseñanzas las recibió en la escuela elemental de su pueblo natal y de su abuelo materno, a quien era muy allegado y que lo introduce al conocimiento del arte y del saber universal, que fueron su base para la literatura y la pintura. Desde pequeño se revela como artista, tanto en el plano literario como en el pictórico.

En 1894, a los once años, emigra con su madre Kamila Rahme a Estados Unidos y se establecen en Boston, Massachusetts. El padre permanece en el Líbano. La familia reside en un barrio muy pobre y Kahlil estudia en la escuela pública donde, con gran esfuerzo, aprende con esmero el inglés como segundo idioma. 

A los quince años, en 1898, regresa al Libano y se instala en Beirut. Estudia durante tres años en Dar al-Hikma o “Escuela de la Sabiduría,” aprendiendo árabe y francés. Comienza a forjarse un estilo literario sutil, elegante y fino. En esa época comienza a escribir El profeta, que con el tiempo se convertiría en su obra cumbre.

En el año 1901 regresa a Estados Unidos pasando por París. Tenía 18 años. Al año siguiente viaja de nuevo a su país natal, esta vez acompañando a una familia americana como guía. Pero su familia comenzó a sufrir de tuberculosis, situación que lo obliga a regresar a Boston. A causa de esta enfermedad fallecieron su madre, su hermana Sultana y su hermanastro Butros. Solamente sobrevive su hermana Marianna.

Trabaja entonces maqueteando portadas de libros y comienza a vender sus dibujos y a llamar la atención como artista. Colabora como corresponsal con el periódico Al-Muhayir, establecido en Nueva York. Comenzó a publicar algunos obras en árabe que ponen de manifiesto su peculiar estilo.

Fue en esa época que conoció a Mary Haskell en el estudio de un amigo. El tenía veintiún años y ella treinta. Filántropa, ya plena, acaudalada propietaria de un reconocido colegio para señoritas de Boston, y con una dimensión intelectual vasta, conoce a Gibrán durante la inauguración de su primera muestra de dibujos al carbón. Se inicia la relación intelectual más trascendente de la vida de Gibrán. Sin el mecenazgo de Mary Haskell posiblemente no hubiese existido el Kahlil Gibrán que todos amamos hoy.

Como su mecenas, Mary Haskell insiste en que el poeta libanés escriba en inglés, ya que considera que será el idioma que le dará fama mundial. A los veinticinco años, le ofrece enviarlo a París a completar sus estudios con un estipendio de $75 mensuales, equivalentes a unos $2000 en la actualidad.

Kahlil marcha a París en 1908, y se instala en Vaugirard inmerso en el ambiente cultural y artístico parisino de la época. En 1910 regresa a Boston y luego se radica en Nueva York con una prolifera actividad literaria. A partir de 1912 se dedica a viajar por distintos países de Europa que enriquecen su bagaje cultural.

Con el tiempo la relación entre Mary Haskell y Kahlil Gibrán se va transformando con perdurabilidad y trascendencia, una unión sin papeles de por medio, pero con una vasta producción de cartas plenas de intensidad y amor. El amor que compartían se revela en la obra “Beloved Prophet: The Love Letters of Kahlil Gibran and Mary Haskell, and Her Private Journal publicado en 1988. Es ella, quien después de la muerte de Gibrán, junto con Marianna, su hermana y Barbara Young, conserva y difunde el patrimonio literario del autor.

En 1920 Gibrán funda, bajo su presidencia, la sociedad literaria Al-Rabitah al-Qalamiyah / La Liga Literaria, cuya influencia en la literatura árabe fue decisiva.

Kahlil Gibrán murió en Nueva York el 10 de abril de 1931, a la edad de 48 años. Su cuerpo fue embalsamado y sepultado en el cementerio de Mount Benedict de Nuestra Señora de los Cedros, la primera iglesia maronita de Boston, Estados Unidos. Ahí también reposan los demás miembros de su familia. Él había pedido ser sepultado en el Líbano.

Un cortejo acompañó a Marianna Gibrán al Puerto de Providence, en Rhode Island, la mañana del 23 de julio de 1931 y Gibrán Jalil Gibrán hace una nueva travesía rumbo al Líbano, su tierra natal. El 21 de agosto de aquel año su féretro era recibido por sus compatriotas en Beirut quienes lo llevarían a pie hasta el sitio elegido para su descanso final: el antiguo monasterio carmelita de Mar Sarkis en su natal Becharre.


¿Qué es el morir, sino entregarse desnudo al viento y fundirse con el sol?

Kahlil Gibrán – El Profeta

Si admiras a Gibrán Kahlil Gibrán como una de las voces sobre la trascendencia del ser humano más queridas universalmente y deseas saber más sobre él, te recomiendo el libro de Bárbara Young  This Man from Lebanon, un ensayo sobre la vida y obra del autor.


…una poesía

Toma tu tiempo para vivir

es el secreto del éxito.

Toma tu tiempo para pensar

es la fuente del poder.

Toma tiempo para divertirte

es el secreto de la juventud.

Toma tiempo para leer

es la fuente de la sabiduría.

Toma tiempo para tus amistades

es la fuente de la felicidad.

Toma tiempo para reír

ayuda a aliviar las pesadas cargas de la vida.

Toma tiempo para soñar

ata el alma a las estrellas.

Toma tiempo para Dios, es

la única inversión duradera 

de esta vida.


El Profeta de Salma Hayek

Si quieres ver algo bonito busca la adaptación animada de El profeta bajo la producción de Salma Hayek. Es probablemente una de las mejores adaptaciones animadas que se podrían realizar de algún libro. En la  propuesta cinematográfica participan varios directores bajo la producción de Salma Hayek. Este largometraje animado deja un buen sabor por el compromiso y cariño con que fue realizado; podemos mencionar que Liam Neeson entre otros involucrados no recibieron ningún pago más que la satisfacción de embarcarse en el proceso. 

Visitas recomendadas:

http://gibrankgibran.org/esp/

https://www.brainpickings.org/?s=MAR+HASKELL

Canción de Navidad …¿conoces la historia detrás del cuento?

Con seguridad, muchos conocemos el cuento de Charles Dickens, Canción de Navidad. Pero, a los 176 años de su publicación, pocos saben la historia de cómo surgió uno de los cuentos navideños favoritos de todos los tiempos. Para celebrar el mensaje que nos dejó Charles Dickens, aquí te la contamos.

Charles Dickens escribió y publicó Canción de Navidad, cuyo nombre original en inglés es A Christmas Carrol, a los 30 años como respuesta a la indignación que lo embargaba al ver la condición de los niños trabajadores con el comienzo de la Revolución Industrial en el Reino Unido.  

Dickens en 1839, olio sobre lienzo de Daniel Maclise, Tate 2018: en préstamo a la Galería Nacional del Retrato de Londres. 

Era 1843, y a comienzos de ese año había visitado las minas de estaño de Cornualles, donde le sorprendieron y enfadaron las pésimas condiciones bajo las cuales trabajaban los niños, recordándole sus propias penurias infantiles.  Este sentimiento fue acrecentándose en la medida que visitaba las escuelas mantenidas por la caridad pública, en las que se hacinaban los niños hambrientos y analfabetos que vivían en las calles de Londres.  

Dickens había quedado abrumado con la publicación, en febrero de 1843, del Second Report of the Children’s Employment Commission / Segundo informe de la Comisión del Empleo Infantil,  un informe parlamentario en el cual se exponían los efectos de la revolución industrial sobre los niños pertenecientes a la clase trabajadora. Consideró seriamente la publicación de un panfleto de carácter político y social haciendo un llamado a la sociedad inglesa. 

Pero, cambio de idea durante la pronunciación de un discurso en una gala de recaudación de fondos celebrada el 5 de octubre de 1843 en el Manchester Athenaeum, en la cual urgió a trabajadores y empresarios a unirse en la lucha contra la ignorancia a través de una reforma educativa. 

Manchester Athenaeum, Londres.

 

En su discurso, el escritor y crítico social victoriano promovió la necesidad de la mejora educativa y el aprendizaje. El influyente público que estaba presente en el acto incluyó al fabricante inglés y radical estadista liberal Richard Cobden, asociado a importantes campañas de libre comercio; y también al conservador político, escritor y futuro primer ministro, Benjamin Disraeli.

En el transcurso de los siguientes días decidió que la manera más efectiva de hacer llegar sus inquietudes sobre la pobreza y las injusticias a un segmento de la población mucho más amplio era escribiendo una historia navideña muy sentida. Pensó que tendría mayor impacto que cualquier panfleto o ensayo político.  Así nació el cuento de navidad favorito de todos los tiempo: Canción de Navidad de Charles Dickens.

Dickens no estaba en muy buenos términos con sus editores en ese momento. Había tenido grandes desacuerdos con la firma Chapman & Hall, porque estos consideraban que la obra más reciente del escritor, Martin Chuzzlewit,  había sido un fracaso comercial.  Debido a ello, Dickens decidió costear con recursos propios la impresión de Canción de Navidad

La producción de la novela corta se vio envuelta en un sin fin de complicaciones que comenzaron con la primera impresión, cuyo papel para las guardas de color oliva pardusco Dickens consideró inaceptable; así pues, los editores se vieron obligados a remplazarlo de inmediato por otro de color amarillo. Los desacuerdos continuaron con relación a la página del título, y finalmente la obra quedo impresa dos días antes de la fecha prevista para su presentación: el 17 de diciembre, una semana antes del día de Navidad del año 1843.

 

Con un precio de cinco chelines, el equivalente, en 2018, a veintitrés libras esterlinas,  la primera tirada, de seis mil ejemplares, se agotó para Nochebuena.  La editorial Champan & Hall publicó una segunda y tercera ediciónes antes del Año Nuevo. Las ventas se mantuvieron constantes hasta bien entrado el año 1844. Para finales de ese año se habían agotado ya otras once ediciones.  A pesar de su gran exito, un año después, los beneficios de Charles Dickens no superaban las 744 libras esterlinas.

Desde su publicación, el libro se ha impreso en ediciones de lujo, rústicas y de bolsillo; ha sido traducido a diversos idiomas y jamás ha dejado de imprimirse.  Es el libro más vendido de Dickens en los Estados Unidos, donde, en el siglo posterior a su publicación, vendió más de dos millones de ejemplares. La novela corta se llevó a los escenarios casi de inmediato. El 5 de febrero de 1844 se estrenaron tres producciones teatrales en el Reino Unido. Además, es uno de los relatos con mas adaptaciones al cine y la televisión. En 1901 se produjo Scrooge, o Marley’s Ghost, una película en blanco y negro, considerada la primera versión cinematográfica de la obra. En 1923, la historia se adaptó también para la BBC Radio. Entre sus tantas adaptaciones, se incluyen la ópera, el ballet, un musical de Broadway, animación y una producción de mimo de la BBC protagonizada por Marcel Marceau.


“Cuento de Navidad fue un éxito desde que vio la luz”, afirma Louisa Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres. “En una época del año donde era una tradición contar historias de fantasmas alrededor del fuego, Dickens escribió su historia sabiendo que sería leída en voz alta”, señala Price.

Louisa Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres con el corresponsal Mo Rocca de CBS News. Foto: CBS News.


Daguerrotipo de Charles Dickens en 1852, probablemente la primera fotografía que se conozca del autor, realizada por Antoine François Jean Claudet. El fotógrafo francés, establecido en Londres y considerado como uno de los pioneros de la fotografía, disponía desde 1839  de una licencia para usar la patente del daguerrotipo, por lo que fue uno de los primeros fotógrafos en hacer retratos en Inglaterra.

 

Para el año 1849, seis años después de la aparición de Canción de Navidad, Dickens estaba muy ocupado escribiendo su obra mas reciente David Copperfield, y sin tiempo para escribir otra historia sobre la Navidad. Decidió entonces que la mejor forma de hacer llegar a su audiencia su  “filosofía del villancico”  era mediante la lectura en público de su novela corta. Así, durante la Navidad de 1852, Dickens leyó personalmente la obra en el Ayuntamiento de Birmingham en un acto organizado junto con el Industrial and Literary Institute que resultó ser un gran éxito.

Charles Dickens en sus lecturas públicas. 

 

Charles Dickens en el escenario del Boston Tremont Temple en diciembre de 1867. La ilustración probablemente representa la noche inaugural. Grabado sobre madera de Charles A. Barry, publicado en Harper’s Weekly, v. 11, no. 571, 7 December 1867, p. 777.



Charles Dickens leyendo a dos de sus hijas en el patio de su casa de Gad’s Hill Place, fotografiado por Robert Hindry

A partir de ese momento en 1852, Charles Dickens leería, hasta el año de su muerte en 1870, una versión abreviada de Canción de Navidad en 127 ocasiones que fueron consideradas memorables. 


Si quieres saber más acerca de esta historia
y sobre la vida de Charles Dickens
puedes pasearte por aquí.
Canción de Navidad
De Coral Gables a Hollywood

La fuente de inspiración

Si eres amante de la literatura y la historia, y tienes curiosidad, puedes leer el famoso discurso político y social que  Charles Dickens pronunció en el Manchester Athenaeum en 1843.

Discurso Charles Dickens, 1843

Y si eres un verdadero fan de Charles Dickens y visitas la ciudad de Londres, durante cualquier época del año, puedes hacer el recorrido de los pasos del autor inglés. Durante la época navideña tiene programas especiales de Canción de Navidad

Canción de Navidad… el cuento navideño mas querido.

maxresdefault

“A Christmas Carol”  o Canción de Navidad de Charles Dickens es probablemente el libro de cuentos de Navidad más querido de todas las generaciones desde su aparición en 1843.

a-christmas-carols-book-by-charles-dickens    250px-charles_dickens-a_christmas_carol-title_page-first_edition_1843

Publicado durante la época victoriana, un momento en el cual existía una gran nostalgia por las viejas tradiciones navideñas, que durante muchos años habían sido prohibidas por los reinados protestantes, unida a la introducción de nuevas costumbres como los árboles de Navidad y las tarjetas de felicitaciones, el libro de Dickens se convirtió en un éxito universal, que aún ocupa un espacio privilegiado en los corazones de quienes celebran la Navidad.

queen-victoria-and-prince-albert

La reina Victoria y el principe Alberto, grandes promotores de la Navidad.

victoria4_getty_nocredit

A mediados del siglo XIX, un interés nostálgico por las antiguas tradiciones navideñas recorrió la Inglaterra victoriana tras la publicación de tres influyentes obras: Some Ancient Christmas Carols (1822), de Davies Gilbert; The Book of Christmas (1837), de Thomas Kibble Hervey; y Selection of Christmas Carols, Ancient and Modern (1833), de William Sandys.

Este interés fue estimulado también por el príncipe Alberto, consorte de la reina Victoria, de origen alemán, quien popularizó el árbol de Navidad alemán tras su matrimonio con la reina en 1841, la primera tarjeta navideña en 1843 y un resurgimiento del canto de los clásicos villancicos conocidos como  christmas carols.

La primera tarjeta de Navidad

primera-tarjeta-de-navidad

1843

La primera tarjeta de Navidad fue diseñada por el artista John Callcott Horsley en 1843, para Sir Henry Cole. Muestra a una familia, de clase alta, brindando y disfrutando de una fiesta de Navidad. Se imprimieron 2.050 tarjetas que se vendieron por un chelín cada una. Ahora figura entre los objetos más buscados por los coleccionistas.


alexanderfrancisdickens1842

Charles Dickens a los 30 años en 1842, época en la que escribio Canción de Navidad.

Las inspiraciones de Dickens para escribir Canción de Navidad fueron muchas y variadas, pero las principales fueron las tristes y humillantes experiencias de su infancia, su simpatía por los pobres y varios relatos navideños y cuentos de hadas y fantasmas propios de la época.

Dickens abogaba por una actitud más benévola y caritativa con los niños, pues las condiciones en la era victoriana les eran muy adversas. La prostitución, la mendicidad, el maltrato a los obreros, el hacinamiento de las ciudades a consecuencia de la industrialización del país y el colonialismo británico en el mundo tuvieron una fuerte influencia en toda su obra literaria. Fue muy crítico denunciando la miseria y las duras condiciones de las clases bajas y obreras en aquél mundo cambiante de la industrialización del Siglo XIX en Inglaterra, donde las diferencias sociales eran crueles y abismales.

Aunque las tristes experiencias de su niñez no aparecen directamente narradas en la obra, sus sentimientos contradictorios hacia su padre son la principal inspiración del personaje central de la obra Ebenezer Scrooge.

Ilustraciones originales de

Canción de Navidad

a-christmas-carol-illustrations-1920x1440-24

Las ilustraciones originales de Canción de Navidad fueron realizadas por el  conocido caricaturista e ilustrador inglés John Leech. Fue muy popular por su trabajo en la revista Punch, una publicación humorística que combinada sátiras verbales y gráficas con comedia social ligera.

ilustracion7

La novela de Dickens fue una de las principales influencias en el resurgimiento de las viejas tradiciones navideñas en Inglaterra. A la vez que transmitía imágenes y sentimientos de optimismo, alegría, calidez y vida, también  presentaba elementos de oscuridad, desesperanza, frialdad, tristeza y muerte. El propio protagonista, Scrooge, es la personificación del invierno y, al igual que el invierno, es sucedido por la primavera y el resurgimiento de la vida. El corazón duro, frío y triste de Scrooge es restaurado a la alegría y la buena voluntad.

A pesar de su infancia pobre, Dickens realmente amaba la Navidad.  Él creció con todas esas tradiciones y luego las trasladó a su propia familia.  Era famoso por realizar divertidos trucos de magia para asombrar a sus hijos y a otros espectadores en las fiestas y reuniones sociales navideñas”  dice Louise Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres.

 

 


epoca-victoriana

Charles Dickens escribió y publicó Canción de Navidad en 1843 a los 30 años, en respuesta a un informe del gobierno británico sobre la gravedad del trabajo infantil en el país.  Estaba muy conmovido y furioso por la situación y como primera reacción consideró escribir un panfleto utilizando su vasta experiencia como periodista político. Pero cambió de parecer y escribió a un amigo diciendo: “En lugar de un panfleto escribiré algo en Navidad que tendrá 20 veces más fuerza”.

Ese mismo año Dickens visitó a su hermana en Manchester y aprovechó para encontrarse con representantes de organizaciones de caridad que ayudaban a las clases más desposeídas en esa ciudad industrial. También en 1843 recorrió los colegios más pobres de Londres, conocidos como “ragged schools” dedicados a educar a los jóvenes huérfanos o abandonados y sin ningún tipo de recursos de la capital inglesa. Quedó terriblemente impactado por sus condiciones.

151222123522_dickens_624x351_getty

El resultado de esa fuerte experiencia fue Canción de Navidad. La novela corta fue un éxito desde que vio la luz. Publicada el 17 de diciembre, seis días antes de la Navidad de 1843, las primeras 6.000 ejemplares se vendieron antes de la víspera de Navidad.

marleys_ghost


Colección de estampillas conmemorativas del 150 Aniversario de la publicación de Canción de Navidad, emitidas por el Royal Mail en el año 2011.

0436-christmas-carol


 

charles-dickens

¿ QUIÉN FUE ?

Charles Dickens nacío el 7 de Febrero de 1812, en Portsmouth, Hampshire, en el Reino Unido. Su padre, John Dickens, era oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth. Un hombre que vivía más allá de sus posibilidades, con una vida llena de despilfarro, que arrastró deudas hasta ser encarcelado y sumió a su familia en la mendicidad.

Casa en donde nacio Charles Dickens en 1812 en Portsmouth, Inglaterra

Su madre, Elizabeth Barrow era un mujer de clase media inglesa. La familia se traslada a Londres y luego a Kent cuando él tiene 5 años. Charles no recibió educación formal hasta la edad de 9 años, hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al considerar su formación en exceso autodidáctica. A esa edad, después de acudir a una escuela en Rome Lane, estudió cultura en la escuela de William Gile, un graduado en Oxford. Pasaba el tiempo fuera de su casa, leyendo vorazmente.

screen-shot-2016-12-16-at-2-05-39-amEn 1823, contando con 11 años, su familia se instala en Camden Town, uno de los suburbios más pobres de Londres.  Aunque sus primeros años parecen haber sido una época idílica, él se describía como un “niño muy pequeño y no especialmente cuidado”. También hablaría de su extremo patetismo y de su memoria fotográfica de personas y eventos, que le ayudaron a trasladar la realidad a la ficción en sus obras, ocupando un espacio destacado en la escuela realista de la literatura inglesa.

2-london-debtors-prison-granger

En 1824, su padre es denunciado por impago de deudas y encarcelado en la famosa prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se traslada a vivir a la cárcel con el padre debido a una modalidad de la época que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles se ve obligado a dejar la escuela, empeñar su amada colección de libros y buscar un alojamiento cercano. Fue acogido en una casa pensión de Little College Street y acudía los domingos a visitar a su padre en la prisión. Apenas contaba con 11 años.

dickensinblackingfactory

En 1824, al cumplir los 12 años, la edad permitida para el trabajo infantil en la Inglaterra de la Revolución Industrial, inmediatamente la familia lo envía a trabajar a Warren’s Boot-blacking Factory, una fábrica de betún para calzado, propiedad de un familiar de su madre, ubicada cerca de la actual estación ferroviaria Charing Cross de Londres. El joven Dickens tenía un profundo sentimiento de clase y superioridad intelectual y se sentía terriblemente  incómodo rodeado de obreros que se referían a él como “el joven caballero”. Trabajaba jornadas de 10 horas en unas condiciones atroces, en un espacio invadido por roedores, pegando etiquetas en los botes de betún para calzado; ganaba seis chelines semanales. Con este dinero, debía pagar su hospedaje y ayudaba económicamente a la familia, la mayoría de la cual aún vivía con su padre que permanecía encarcelado.

Después de algunos meses, su familia logra trasladar su vivienda fuera de la prisión de Marshalsea, pero su situación económica no mejoró hasta que al morir la abuela materna de Charles, la familia recibió una herencia de 450 libras con las cuales pagaron la deuda para que el padre pudiera salir de la cárcel.

Sin embargo, su madre no retira a Charles de forma inmediata de la compañía. Dickens nunca olvidaría su empeño de obligarle a permanecer trabajando en la fábrica, lo cual lo entristecía y humillaba aún más, perdiendo la esperanza de poder recuperar alguna vez su antigua y feliz vida. Fue durante este terrible periodo de su infancia que Dickens observó la situación de los niños en los lugares más pobres de Londres y presenció las  injusticias sociales que sufrían, viviéndolas en carne propia.

Dickens amaba y demonizaba a su padre al mismo tiempo y fue este conflicto psicológico el que inspiró la existencia de dos personalidades distintas en Scrooge en Canción de Navidad: un Scrooge frío, egoísta y avaricioso y otro benévolo, generoso y amable.

Estas vivencias marcarían su vida como escritor. Dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias. En su novela David Copperfield, juzgada como su trabajo más autobiográfico, escribió: “Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estímulo, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!”.

Dikens JovenNuevamente, con la intervención de su madre, a los 15 años, en 1827, consigue un trabajo como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore y después de un tiempo se convierte en taquígrafo judicial.

En 1828 comienza a colaborar como reportero en el Doctor’s Commons, también conocido como “La Escuela de Civiles”, una destacada asociación de abogados especializados en derecho civil en  Londres. Luego, desde 1832 y hasta 1834, trabajó como cronista parlamanetario para el diario vespertino The True Sun. 

En 1834 lo contrata el The Morning Chronicle, un diario abiertamente identificado con el partido político Whigs, de tendencia liberal, quienes promulgaron la abolición de la esclavitud tanto en el Reino como en las Colonias; y dieron emancipación religiosa a los católicos, eliminando las grandes restricciones de credo de la época. Dickens se desempeña como reportero para informar sobre los debates parlamentarios, viajando a través del país cubriendo las campañas electorales, iniciándose en su larga y fructífera trayectoria como periodista político.  Tenía 22 años y fue su primer empleo estable.

En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se editan formando el primer volumen de Sketches by Boz  y que dio paso a la publicación de las primeras entregas de Los papeles póstumos del Club Pickwick, su primera novela, inicialmente publicada por entregas durante los años 1836 a 1837, cada una de ellas convirtiéndose en un acontecimiento literario. Dickens continuó contribuyendo y editando diarios durante gran parte de su vida.

Los textos de Dickens fueron sumamente populares y leídos extensamente. Definido como “el novelista de la vida popular inglesa”, denunció en sus obras la realidad social de su época, reflejando la estratificación de la sociedad victoriana. Le gustaba empatizar con las gentes más comunes y mostraba cierto escepticismo por la familia burguesa. Buscó alfabetizar a sus lectores promoviendo el hábito de la lectura con su modalidad de fascículos. Sus novelas se publicaban por capítulos y se distribuían por correo en formato de folletines.

 

 

Más que literato, fue un agudo reportero capaz de penetrar en el alma del pueblo y exhibir las miserias de su tiempo, sin pena ni morbo, con infinita piedad.


 

83308308_large_3234833_charles_dickens_with_his_two_daughters_by_mason_co_robert_hindry_mason_jpg_1314102911

Charles DIckens leyendo a dos de sus hijas en el patio de su casa de Gad’s Hill Place, fotografiado por Robert Hindry

gads-hill-place

 

En 1856, su popularidad y el éxito obtenido por sus novelas le permitierón comprar Gad’s Hill Place. Esta gran casa ubicada en Higham, Kent, tenía un especial significado para el escritor, ya que de niño, sumido en la pobreza y la tristeza, había caminado por sus cercanías soñando con habitarla algún día. Había sido el lugar en donde se habían desarrollado algunas escenas de la primera parte del Enrique IV de Shakespeare, conexión literaria que complacía a Dickens. Esa fue su última morada.

Su gran best seller fue David Copperfield, su octava novela, del cual llegó a vender más de  100,000 ejemplares en muy poco tiempo. Fue también el primer escritor en utilizar la palabra detective en sus novelas. David Copperfield fue publicada por entregas en 1849 y en forma de libro en 1850.

charles_dickens_circa_1860Fascinado con el teatro como un escape del mundo real, durante los últimos años de su vida Charles Dickens dedicó mucho de su tiempo a las lecturas públicas de sus  novelas más amadas. Estas presentaciones eran muy esperadas entre sus seguidores y lectores. Los espectáculos de lectura itinerantes eran extremadamente populares y el 2 de diciembre de 1867 Dickens hizo su primera lectura pública en los Estados Unidos, en un teatro de Nueva York.

Los largos viajes, el esfuerzo y la pasión que imprimía a estas lecturas, con voces individualizadas para sus personajes, contribuyó mucho al deterioro de su salud y quizás también, en parte,  a su muerte prematura a los 58 años.

Charles Dickens muere el 9 de junio de 1870 en su casa de Gad’s Hill Place.

Está sepultado en la “Esquina de los Poetas” de la Abadía de Westminster.


36063-410-550

Charles Dickens, 1958,  por Herbert Walkins, National Portrait Gallery, London.

 A su muerte circuló un epitafio impreso que decía:

 

Fue simpatizante del pobre, del miserable y del oprimido;
con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más
grandes escritores ingleses. 

 

 

 

El gran  sueño de Charles Dickens fue el de ser libre y lo consiguió siendo escritor. Solo comparado con William Shakespeare, es considerado el mayor exponente de la literatura inglesa.

 

Fotografía de Bettmann Corbis.75052-004-c210a8e0

 

 

 

 

 

 


 

Para los verdaderamente curiosos

manuscrito

Puedes acceder al manuscrito original de Canción de Navidad

en este link:

http://www.fadedpage.com/showbook.php?pid=20091008


Victor Hugo y su Notre-Dame

 

La historia detrás del cuento…

 

 

Victor Hugo, además de ser el mayor exponente del romanticismo en la literatura francesa, fue un ciudadano comprometido, activista, luchador social y político, al punto que sus discursos sobre la miseria, los asuntos de Roma y la ley Falloux lo hicieron romper filas con el partido Conservador; esto a pesar de haberse presentado a las elecciones de 1848 en apoyo de la candidatura de Napoleón III Bonaparte.  

 

Sus denuncias sobre las ambiciones dictatoriales de Bonaparte, lo llevaron en 1852 a la edad de cincuenta años, a un exilio de casi veinte años, que comenzó en Bélgica, y continuó en el Reino Unido, estableciendo finalmente su residencia en 1856 en Guernsey, un isla en el Canal de La Mancha, frente a la costa de Normandía. Allí permaneció, en su propiedad Hauteville-House, hasta 1870. Desde el exilio, denunció sin tregua los vicios del régimen gobernante y rechazó, en 1859, la amnistía que le ofreció Napoleón III. 


 

Teniendo veintinueve años, y con gran determinación, el joven escritor francés protestaba por el abandono que sufrían las iglesias medievales y lamentaba que quizás Notre-Dame “desaparecía pronto de la faz de la tierra”.  Victor Hugo veía a la arquitectura gótica “como una parte esencial de la historia de Francia” y creía que estaba seriamente amenazada por el movimiento barroco. Con apenas veintitrés años, en 1825,  ya había publicado un folleto titulado ¡Guerra contra los demoledores! donde afirmaba:    

 

Quién sabe qué edificios se están construyendo, con la ridícula pretensión de ser griegos o romanos en Francia, que no son romanos ni griegos, mientras otras estructuras admirables y originales están cayendo cuando su único delito es ser francesas por origen, historia y propósito.

 

Un apasionado de la arquitectura gótica, compara la fortaleza de estas obras con la fragilidad de las piezas nacidas de la imprenta de Gutenberg. Dice: “¡Qué precaria inmortalidad la del manuscrito! ¡Un edificio es un libro mucho más sólido, duradero y resistente! Para destruir la palabra escrita bastan una antorcha y un turco. Para demoler la palabra construida, hace falta una revolución social”. 

 

 

Para ese momento, ya había destacado en el mundo literario, había fundado la revista Le Conservateur littéraire, junto con sus hermanos; había publicado su primera obra poética: Odas y poesías diversas y su drama Cromwell, en cuyo prefacio rechaza las reglas del teatro neoclásico  y proclama el principio de la “libertad en el arte” .

 

 Notre-Dame, símbolo de poder y agresión 

Iniciada su construcción, en la Île de la Cité , en 1163 bajo el reinado de Luis VII el Joven (1120-1180) gracias al impulso del obispo Maurice de Sully (1105-1196) y terminada en 1345 durante el mandato de Felipe VI el Afortunado (1293-1350), la importancia de la catedral de Notre-Dame no solo radica en su mezcla de estilos que abarcan desde el gótico temprano hasta el neogótico, sino en su conversión a partir de la segunda mitad del siglo XIX en uno de los íconos de la ciudad de París. Es una de las catedrales góticas más antiguas y la tercera más grande del mundo, después de la de Colonia, Alemania y la de Milán, Italia. 

Vista del interior de la Cátedral de Notre-Dame, 1789. Les collections | Paris Musées

Durante sus ocho siglos de existencia, el templo ha sufrido serios daños en varias ocasiones, pero fue durante la Revolución Francesa, entre 1789 y 1799 cuando sufrió la mayor destrucción. 

En 1793, tras la decapitación de Luis XVI, las autoridades revolucionarias ordenaron la destrucción de todos los símbolos de la realeza. Notre-Dame fue saqueada por ser considerada “un símbolo del poder y de la agresión de la Iglesia y la monarquía”. 

Los revolucionarios decapitaron las estatuas de los portales y de la Galería de Reyes, basados en la creencia popular iniciada desde la Edad Media, que decía que las esculturas representaban a los reyes de Francia, pero que en realidad representaban a los reyes de Judá, ancestros de Cristo, y no a los reyes galos como popularmente se pensaba.

Notre-Dame fue convertida en templo para el culto de la Libertad y la Razón; serviría como mercado cubierto y almacén de mil quinientos toneles de vino destinados al Ejército del Norte.

También fue desmantelada la aguja, una joya del siglo XIII. Con el plomo del techo fabricaron balas; fundieron las campanas de bronce para hacer cañones y destrozaron muchas de los vitrales. 

 

Fête de la Raison (1793), grabado anónimo, Bibliothèque Nationale de France, París. En medio de una ambientación de la antigüedad clásica, donde desaparecen todas las referencias a la catedral de Notre-Dame, algunas jóvenes, sacerdotisas de la filosofía, celebran el culto de la diosa «Razón», personificada por una joven vestida con una túnica y un gorro frigio, encarnación de la República francesa.

 

Hacia fines del siglo XVIII, el templo había quedado convertido en una sombra de su época gloriosa. La catedral regresó a las manos de la iglesia Católica en 1801, pero nadie detuvo el deterioro.

 

Saqueada, utilizada como almacén y caballerizas y finalmente abandonada a su suerte durante décadas, en los años 30 del siglo XIX Notre-Dame se encontraba en un serio estado de degradación. Notre-Dame, la sede y el claustro, 1830, litografía publicada por Theodor Josef Hubert Hoffbauer. Brown University Library, Providence, Rhode Island.

 

Indignado por la situación en que se encontraba la icónica catedral y motivado por su gran pasión por la arquitectura gótica, en 1831, Víctor Hugo publicó la novela romántica Notre-Dame de Paris / Nuestra Señora de París, ambientada en el siglo XV y que cuenta la historia trágica del jorobado Quasimodo, que cuida de las campanas de la catedral y que se enamora de la gitana Esmeralda.

Aprovechará el contrato firmado en 1828 con el editor Charles Gosselin para escribir una novela histórica, ambientada en la Edad Media en la línea de Walter Scott, de gran éxito en Francia. Tras la revolución de julio de 1830 que significó la caída de los Borbones, redactó en pocas semanas su obra Notre-Dame de Paris / Nuestra Señora de París, cuya primera edición  se publicó el 16 de marzo de 1831. 

 

 

En la época en que el autor francés escribió el libro, “los parisinos consideraban que los edificios medievales eran vulgares deformaciones monstruosas”, cuenta el escritor y arquitecto Richard Buday en un artículo publicado en  la página web Arch Daily en 2017.  “La historia gótica de París estaba siendo demolida en nombre de proyectos más respetables, si no más rentables. Víctor Hugo estaba alarmado”, añade Buday.

 

 

“Y la catedral no era sólo su compañía, era su universo, era toda su naturaleza. No soñaba con otros setos que los vitrales siempre en flor, con otras umbrías que las de los follajes de piedra que se abrían, llenos de pájaros, en la enramada de los capiteles sajones, otras montañas que las colosales torres de la iglesia, otro océano que París rumoreando a sus pies”. 

EXTRACTO DE NOTRE-DAME DE VICTOR HUGO

 

La obra “tuvo un impacto tan dramático en la actitud del público francés hacia el patrimonio que ese mismo año el gobierno estableció la Comisión de Monumentos Históricos”, dice Suzanne Nash,  experta en literatura francesa y profesora emérita de la Universidad de Princeton, en los Estados Unidos .

Ante el clamor popular, doce años después de la publicación de Notre-Dame, el rey Luis Felipe I ordenó, la restauración del monumento en 1844.  El movimiento de opinión creado por la obra de Victor Hugo condujo a la decisión de establecer un concurso en el que participaron varios arquitectos, entre ellos Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste Lassus, cuyo proyecto de rehabilitación del templo fue aceptado en 1844.  En julio de 1845, se votó una ley para restaurar la catedral.

Cuando comenzarón las obras  en 1845, Víctor Hugo participó activamente en un comité de tres personas que supervisó el proyecto. 

Con su pluma, Victor Hugo había logrado su objetivo. 


 

 

 

 

En la nota redactada por el novelista con motivo de la publicación de la edición definitiva de su obra en 1832, afirmaba que su libro era un grito contra “la decadencia actual de la arquitectura y sobre la muerte”.

En otra ocasión escribió: “Notre-Dame de Paris /Nuestra Señora de París quizás haya abierto realmente algunas perspectivas sobre el arte de la Edad Media, sobre este arte maravilloso hasta el momento desconocido por unos, y lo que es todavía peor, mal apreciado por otros”.

“Pero el autor se encuentra muy lejos de considerar finalizada la tarea que se impuso de forma voluntaria”, continuaba Victor Hugo. “Ya ha abogado en más de una ocasión en favor de la causa de nuestra vieja arquitectura, ya he denunciado en voz alta muchas profanaciones, muchas demoliciones, muchas irreverencias. Y seguirá haciéndolo”.

 


 

Panorama de París desde la torre de St. Jacques, 1865. Fotografía por Charles Soulier, fotógrafo del emperador Napoleón III, Library of Congress, Washington DC. USA. Puede apreciarse de forma prominente la catedral de Notre-Dame reconstruida, ya con su característica aguja.

La restauración de la catedral de Notre-Dame se extiendió durante diecinueve años, casi los mismos que el exilio de Victor Hugo, y culmina en 1864.  Consistió en la construcción de una nueva aguja central, una nueva sacristía, de un nuevo órgano y la instalación de nuevas estatuas y vitrales. También se añadieron las famosas gárgolas y quimeras que vigilan a los visitantes desde la fachada.


Regreso del exilio

Retrato de Victor Hugo, Morot, Aimé

Tras la caída de Napoleon III,  Victor Hugo regresa a  París en 1870, a los sesenta y ocho años, y vio la  restauración de la catedral de Notre-Dame  concluida. En 1876, obtuvo el escaño de senador de París, posición desde la que defendió la amnistía de los partidarios de la Comuna.

Fue considerado un héroe de la Tercera República francesa. Se posicionó públicamente contra la pena de muerte, contra la prevalencia de cualquier religión, a favor de los derechos humanos, de la educación pública y gratuita, de los derechos de las mujeres y fue uno de los primeros europeístas convencidos, ya que propugnaba unos estados unidos europeos, algo parecido a lo que hoy en día es la Unión Europea. 


El poeta, dramaturgo y novelista francés, considerado el máximo exponente del Romanticismo en su país, falleció, a los 83 años, en París, el 22 de mayo de 1885, en su residencia en lo que hoy es el número 124, de la Avenida Víctor Hugo, y que, por entonces, se llamaba La Princesse de Lusignan

 

 

 

 

Es el combate del día y la noche. Veo la luz negra. 

 

 

palabras de Victor Hugo en su lecho de muerte
(Besançon, Francia, 1802 – París, 1885) 

 


Victor Hugo fue tratado con honores de estado y a su muerte estuvo expuesto bajo el Arco del Triunfo como un héroe nacional. Inicialmente, fue enterrado en el cementerio Pere-Lachaise, pero poco después sus restos fueron trasladados a la Iglesia de Santa Genoveva, circunstancia que aprovechó el gobierno galo, para transformar el templo en un panteón. 

 

Place du Panthéon, 75005 Paris, Francia

http://www.paris-pantheon.fr

 


El incendio de Victor Hugo

Fotografia: Fotomontaje SEMANA / AFP

“Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con turbillones de chispas, una gran llama revuelta y furiosa, de la que el viento arrancaba a veces una lengua en medio de una gran humareda.

Por debajo de aquella llama, por debajo de la oscura balaustrada de tréboles al rojo, dos gárgolas con caras de monstruos vomitaban sin cesar una lluvia ardiente que se destacaba contra la oscuridad de la fachada inferior. A medida que aquellos dos chorros líquidos se aproximaban al suelo, se iban esparciendo en haces, como el agua que sale por los mil agujeros de una regadera.

Por encima de las llamas, las enormes torres, de las que en cada una se destacaban dos caras, una toda negra y otra totalmente roja, parecían aún más altas por la enorme sombra que proyectaban hacia el cielo. Sus innumerables esculturas de diablos y de dragones adquirían un aspecto lúgubre y daba la impresión de que la inquieta claridad de la llama les insuflara movimiento. Había sierpes que parecían reír, gárgolas que podría creerse que aullaban, salamandras que resoplaban en las llamas, tarascas que estornudaban por el humo; y entre todos aquellos monstruos, despertados así de su sueño de piedra por aquella llama y por aquel clamor, había uno que andaba y al que, de vez en cuando, se le veía pasar por el frente de la hoguera como un murciélago ante una luz.

Seguramente aquel extraño faro iba a despertar, a lo lejos, al leñador de las colinas de Bicetre, temeroso al ver temblar sobre sus brezos la sombra gigantesca de las torres de Nuestra Señora”

EXTRACTO DE NOTRE-DAME DE VICTOR HUGO

 

Puedes leer la biografía de Victor Hugo aquí:

 

La catedral Nuestra Señora de París fue declarada monumento histórico de Francia en 1862, dos años antes de culminar su primera gran restauración. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad, incluído su ámbito de las “Riberas del Sena en Paris” en 1991 por la UNESCO.

Casi 200 años después, un clamor universal se repite para salvar una vez más el icónico monumento después del incendio del 15 de abril de 2019. El gobierno de Francia, por iniciativa de su presidente Emmanuel Macron, lanzará un concurso de arquitectura para su reconstrucción y el congreso debate una ley para su restauración.

 


 

A los 134 años de su muerte,

¡Victor Hugo vive!

Canción de Navidad …la historia detrás del cuento.

Con seguridad, muchos conocemos el cuento de Charles Dickens, Canción de Navidad. Pero, a los 175 años de su publicación, pocos saben la historia de cómo surgió uno de los cuentos navideños favoritos de todos los tiempos. Para celebrar el mensaje que nos dejó Charles Dickens, aquí te la contamos.

Charles Dickens escribió y publicó Canción de Navidad, cuyo nombre original en inglés es A Christmas Carrol, a los 30 años como respuesta a la indignación que lo embargaba al ver la condición de los niños trabajadores con el comienzo de la Revolución Industrial en el Reino Unido.  

Dickens en 1839, olio sobre lienzo de Daniel Maclise, Tate 2018: en préstamo a la Galería Nacional del Retrato de Londres. 

Era 1843, y a comienzos de ese año había visitado las minas de estaño de Cornualles, donde le sorprendieron y enfadaron las pésimas condiciones bajo las cuales trabajaban los niños, recordándole sus propias penurias infantiles.  Este sentimiento fue acrecentándose en la medida que visitaba las escuelas mantenidas por la caridad pública, en las que se hacinaban los niños hambrientos y analfabetos que vivían en las calles de Londres.  

Dickens había quedado abrumado con la publicación, en febrero de 1843, del Second Report of the Children’s Employment Commission / Segundo informe de la Comisión del Empleo Infantil,  un informe parlamentario en el cual se exponían los efectos de la revolución industrial sobre los niños pertenecientes a la clase trabajadora. Consideró seriamente la publicación de un panfleto de carácter político y social haciendo un llamado a la sociedad inglesa. 

Pero, cambio de idea durante la pronunciación de un discurso en una gala de recaudación de fondos celebrada el 5 de octubre de 1843 en el Manchester Athenaeum, en la cual urgió a trabajadores y empresarios a unirse en la lucha contra la ignorancia a través de una reforma educativa. 

Manchester Athenaeum, Londres.

En su discurso, el escritor y crítico social victoriano promovió la necesidad de la mejora educativa y el aprendizaje. El influyente público que estaba presente en el acto incluyó al fabricante inglés y radical estadista liberal Richard Cobden, asociado a importantes campañas de libre comercio; y también al conservador político, escritor y futuro primer ministro, Benjamin Disraeli.

En el transcurso de los siguientes días decidió que la manera más efectiva de hacer llegar sus inquietudes sobre la pobreza y las injusticias a un segmento de la población mucho más amplio era escribiendo una historia navideña muy sentida. Pensó que tendría mayor impacto que cualquier panfleto o ensayo político.  Así nació el cuento de navidad favorito de todos los tiempo: Canción de Navidad de Charles Dickens.

Dickens no estaba en muy buenos términos con sus editores en ese momento. Había tenido grandes desacuerdos con la firma Chapman & Hall, porque estos consideraban que la obra más reciente del escritor, Martin Chuzzlewit,  había sido un fracaso comercial.  Debido a ello, Dickens decidió costear con recursos propios la impresión de Canción de Navidad

La producción de la novela corta se vio envuelta en un sin fin de complicaciones que comenzaron con la primera impresión, cuyo papel para las guardas de color oliva pardusco Dickens consideró inaceptable; así pues, los editores se vieron obligados a remplazarlo de inmediato por otro de color amarillo. Los desacuerdos continuaron con relación a la página del título, y finalmente la obra quedo impresa dos días antes de la fecha prevista para su presentación: el 17 de diciembre, una semana antes del día de Navidad del año 1843.

Con un precio de cinco chelines, el equivalente, en 2018, a veintitrés libras esterlinas,  la primera tirada, de seis mil ejemplares, se agotó para Nochebuena.  La editorial Champan & Hall publicó una segunda y tercera ediciónes antes del Año Nuevo. Las ventas se mantuvieron constantes hasta bien entrado el año 1844. Para finales de ese año se habían agotado ya otras once ediciones.  A pesar de su gran exito, un año después, los beneficios de Charles Dickens no superaban las 744 libras esterlinas.

Desde su publicación, el libro se ha impreso en ediciones de lujo, rústicas y de bolsillo; ha sido traducido a diversos idiomas y jamás ha dejado de imprimirse.  Es el libro más vendido de Dickens en los Estados Unidos, donde, en el siglo posterior a su publicación, vendió más de dos millones de ejemplares. La novela corta se llevó a los escenarios casi de inmediato. El 5 de febrero de 1844 se estrenaron tres producciones teatrales en el Reino Unido. Además, es uno de los relatos con mas adaptaciones al cine y la televisión. En 1901 se produjo Scrooge, o Marley’s Ghost, una película en blanco y negro, considerada la primera versión cinematográfica de la obra. En 1923, la historia se adaptó también para la BBC Radio. Entre sus tantas adaptaciones, se incluyen la ópera, el ballet, un musical de Broadway, animación y una producción de mimo de la BBC protagonizada por Marcel Marceau.


“Cuento de Navidad fue un éxito desde que vio la luz”, afirma Louisa Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres. “En una época del año donde era una tradición contar historias de fantasmas alrededor del fuego, Dickens escribió su historia sabiendo que sería leída en voz alta”, señala Price.


Louisa Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres con el corresponsal Mo Rocca de CBS News. Foto: CBS News.



Daguerrotipo de Charles Dickens en 1852, probablemente la primera fotografía que se conozca del autor, realizada por Antoine François Jean Claudet. El fotógrafo francés, establecido en Londres y considerado como uno de los pioneros de la fotografía, disponía desde 1839  de una licencia para usar la patente del daguerrotipo, por lo que fue uno de los primeros fotógrafos en hacer retratos en Inglaterra.


Para el año 1849, seis años después de la aparición de Canción de Navidad, Dickens estaba muy ocupado escribiendo su obra mas reciente David Copperfield, y sin tiempo para escribir otra historia sobre la Navidad. Decidió entonces que la mejor forma de hacer llegar a su audiencia su  “filosofía del villancico”  era mediante la lectura en público de su novela corta. Así, durante la Navidad de 1852, Dickens leyó personalmente la obra en el Ayuntamiento de Birmingham en un acto organizado junto con el Industrial and Literary Institute que resultó ser un gran éxito.

Charles Dickens en sus lecturas públicas. 

Charles Dickens en el escenario del Boston Tremont Temple en diciembre de 1867. La ilustración probablemente representa la noche inaugural. Grabado sobre madera de Charles A. Barry, publicado en Harper’s Weekly, v. 11, no. 571, 7 December 1867, p. 777.



Charles Dickens leyendo a dos de sus hijas en el patio de su casa de Gad’s Hill Place, fotografiado por Robert Hindry

A partir de ese momento en 1852, Charles Dickens leería, hasta el año de su muerte en 1870, una versión abreviada de Canción de Navidad en 127 ocasiones que fueron consideradas memorables. 


Si quieres saber más acerca de esta historia
y sobre la vida de Charles Dickens
puedes pasearte por aquí.
Canción de Navidad
De Coral Gables a Hollywood

La fuente de inspiración

Si eres amante de la literatura y la historia, y tienes curiosidad, puedes leer el famoso discurso político y social que  Charles Dickens pronunció en el Manchester Athenaeum en 1843.

Discurso Charles Dickens, 1843

Y si eres un verdadero fan de Charles Dickens y visitas la ciudad de Londres, durante cualquier época del año, puedes hacer el recorrido de los pasos del autor inglés. Durante la época navideña tiene programas especiales de Canción de Navidad